Descubre el secreto de la eterna juventud de Mickey Mouse

Descubre el secreto de la eterna juventud de Mickey Mouse

Mickey acaba de cumplir su aniversario Nº 90, y disfruta de una envidiable juventud. Sin embargo, en sus primeras cintas tenía un aspecto mucho más adulto y gamberro que el adorable personaje que es ahora, motivo por el que se granjeó múltiples críticas. El arrollador éxito del personaje entre el público infantil obligó a variar su conducta, dotando a Mickey de un comportamiento más cándido. Esta evolución se acompañó de un cambio en su fisonomía, adoptando unos rasgos mucho más infantiles.

Disney le sometió a una transformación paulatina e irregular, aumentando el tamaño de los ojos y de la cabeza. Dibujaron la bóveda craneal más esférica, acortando el hocico, adelantando las orejas y engrosando el perfil de las piernas, cubriéndolas con un pantalón abultado. Este proceso rejuvenecedor es lo que en biología se conoce como neotenia.

¿Para qué sirve la neotenia?

La neotenia (del griego neo-, joven, y teineni-, extenderse) es un proceso que se caracteriza por la conservación del estado juvenil del organismo y que sirve de reclamo de cariño hacia los adultos. Consiste, básicamente, en que una especie se mantiene en su fase adulta con caracteres propios de su estado juvenil, debido a un enlentecimiento de su ritmo de su desarrollo.

A pesar de que el primero que utilizó este término fue el científico teutón Arthur Kollmann (1858-1941) en 1885, no fue hasta comienzos de la década de los 70 del siglo pasado cuando se demostró que los rasgos infantiles resultan más agradables tanto cuando los vemos en nuestra especie como en otras.

Nuestros recién nacidos tienen, proporcionalmente, una cabeza más grande que las piernas y pies, que se revierte progresivamente con el crecimiento. En este sentido podríamos decir que Mickey ha tenido una ontogenia retrógrada a lo largo de su vida.

Un niño que sonríe a un adulto produce la secreción de la oxitocina, una hormona que actúa a modo de antídoto frente a la secreción del cortisol -la hormona del estrés- por las glándulas suprarrenales. Podríamos decir que la neotenia es el arma de supervivencia más poderosa que existe.

Pero la neotenia no es exclusiva de Mickey Mouse y de la factoría Disney: también aparece en otros muchos personajes de ficción como Hello Kitty o el extraterrestre ET. O incluso Smeagol, el «doble» bueno de Gollum en la trilogía «El señor de los Anillos», quien después de inspirarnos malos sentimientos al principio, consigue empatizar con el espectador cuando aparece en pantalla.

Fuente: www.abc.es

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

X